¡Y llegó el Sol!…

El sol de verano puede ser amigable en tanto tengamos un buen cuidado de nuestra piel. La exposición a los rayos ultravioleta (UV) pueden traernos consecuencias como erupciones o quemaduras de forma aguda y a la larga envejecimiento prematuro e incluso cáncer de piel

¿Cómo nos afecta el Sol?

  • En los ojos puede provocar cataratas o lesiones en la retina.
  • Nos puede dar envejecimiento prematuro formando manchas y arrugas.
  • Aumenta la probabilidad de tener cáncer cutáneo.

No te preocupes, a continuación te dejamos algunas recomendaciones sobre cómo cuidar tu piel del sol este verano.

Recomendaciones:

  • Evita exponerte directamente al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Es el tiempo en el que el sol afecta con toda su intensidad a nuestra piel.
  • Aplícate un protector solar al menos 30 minutos antes de entrar en contacto con el sol, y cada 2 horas vuelve a aplicarlo.
  • Usa algún sombrero/gorro, ropa y anteojos de protección ayudan a disminuir las consecuencias de las radiaciones ultravioleta.
  • Aún en días nublados, protégete del sol, pues en la densidad de las nubes se filtra entre el 50% y el 85% de la radiación ultravioleta.
  • Realiza una consulta a un dermatólogo periódicamente. Nos ayudará a saber el estado de salud de nuestra piel y los cuidados precisos para mantenerla sana y radiante.

Cuidar nuestra piel es de suma importancia, y más si estamos expuestos tanto en horas de tráfico como de vacaciones en playa. Una correcta hidratación, tener una sana alimentación y no exponerse demasiado al sol ayudará a mantener jovial a nuestra piel por años.

Deja un comentario